La adoración familiar y la santidad entre los puritanos. Por Joel Beeke

1. Cuando se oye hablar sobre los puritanos, uno imaginaría que eran duros con sus hijos, que los hacían soportar horas interminables de adoración familiar. ¿Es esto cierto?.

Interminables horas de adoración familiar habría sido algo del todo imposible para la mayoría de las personas del siglo XVII. En la Nueva Inglaterra de los puritanos, muchos eran agricultores que tenían que trabajar duro para producir su alimento. Los niños también tenían mucho que hacer en la escuela, en las tareas del hogar, y trabajando junto a sus padres y madres a aprender una vocación. Los puritanos también se tomaban tiempo para el recreo. Disfrutaban cazando, pescando, en las competiciones de tiro y la lucha libre: dos ministros puritanos de Nueva Inglaterra fueron famosos luchadores amateurs. Gozaban con la música en su hogar, y poseían guitarras, clavecines, trompetas, violas, tambores y otros instrumentos. De modo que había mucho que hacer; los devocionales familiares eran una parte —desde luego, la más importante— de un apretado programa diario.
Los puritanos tenían por objetivo una instrucción concisa y una oración conmovedora. Samuel Lee escribió que en toda nuestra enseñanza de la familia deberíamos tener cuidado con no aburrir a los niños hablando demasiado. Los extensos devocionales sobrecargan sus pequeñas mentes; es mejor mantener su atención mediante el uso de analogías espirituales con flores, ríos, un campo de trigo, pájaros que cantan, el sol, un arcoíris, etc.

2. Los puritanos consideraban la adoración familiar como un deber. ¿Se aseguraban los pastores puritanos de que los padres llevaran a cabo este deber? ¿Cómo ayudaban a que las familias hicieran esto bien?

Los puritanos sí se tomaban este deber muy en serio. Por ejemplo, en 1647, la Asamblea General de la Iglesia de Escocia adoptó la Confesión de Fe de Westminster. Tres días antes, habían adoptado el Directorio para la Adoración Familiar, y habían requerido que los ancianos gobernantes y los ministros disciplinaran a los cabezas de familia que descuidaban la adoración familiar. En 1677, la iglesia congregacional de Dorchester, Massachusetts, que era otra rama del puritanismo, pactaron «mantener la adoración a Dios» en sus familias, «educando, instruyendo y encargándoles a nuestros hijos y nuestras familias que guarden los caminos del Señor». Los pastores puritanos ayudaron a las familias, en primer lugar, predicando sobre este asunto; segundo, escribiendo libros sobre la adoración familiar y los libros devocionales útiles para la adoración familiar; tercero, escribiendo catecismos simples o fomentando un catecismo oficial; y cuarto, visitando a cada familia de la iglesia y catequizando a los niños. Los padres solían invitar con frecuencia al ministro a comer con la familia. Las visitas pastorales hacían responsables a los padres revelando el nivel de conocimiento de sus hijos y también siendo modelo de lo que la adoración familiar debería ser.

3. Sé que resulta difícil hablar de promedios, pero tal vez pudiera usted decirnos cómo eran los devocionales de las familias puritanas. ¿Cuánto tiempo les dedicaban y qué era lo que hacían durante ese tiempo?

Los puritanos no estaban demasiado a favor de una forma precisa de adoración, cualquiera que fuera su tipo, sino que establecían principios. Le piden a los padres cristianos que dirijan a sus familias en la práctica diaria de cinco pasos: (1) la lectura de las Escrituras a sus familias; (2) conducir a los hijos en la memorización y la comprensión del catecismo; (3) debatir la verdad bíblica para la edificación de tal manera que cada miembro de la familia pueda formular preguntas y compartir pensamientos; (4) orar juntos; esto incluye reconocer a Dios como Señor y Proveedor de su familia, confesarle sus pecados a Él, dándole las gracias por sus bendiciones, presentándole sus peticiones por las necesidades y los problemas de la familia, e interceder como familia por los amigos y por la nación; y (5) cantando salmos al Señor. Es difícil, por no decir imposible, definir cuánto duraban los devocionales familiares promedio para los puritanos. Sin duda variaba, también según las edades de los niños. Personalmente, recomiendo de cinco a diez minutos por la mañana y entre quince y veinte minutos por la noche. Podrá obtener más detalles prácticos sobre la implementación de los devocionales en mi pequeño libro Family Worship [La adoración familiar].

4. Usted dice: «Debemos tener cuidado con permitir influencias corruptas en nuestras vidas privadas y en nuestros hogares». ¿Qué tipo de influencias corruptas permitimos en nuestras casas hoy que los puritanos habrían prohibido?

Los puritanos se habrían preocupado más por el contenido de los medios informativos que por la forma de tecnología. El hogar estadounidense medio tiene las puertas abiertas para que los intrusos entren, roben y destruyan los tesoros del alma. Los cristianos deben practicar gran discernimiento para proteger sus hogares contra:

(1) La maldad. Un videojuego reciente ganó mil millones de dólares en las salas en tan solo tres días después de su puesta en el mercado. Obviamente, es algo extraordinariamente popular. ¡El problema es que el juego gira en torno al robo! ¿Y cuántas canciones populares fomentan la fornicación y el adulterio? Quebrantar las leyes de Dios es un tema muy serio. ¿Te estás entreteniendo con las cosas que Dios odia?

(2) La mundanalidad. Puede ser un rechazo abierto a Dios, una vida crudamente inmoral, o de patente conformidad con la cultura popular. Pero podría tratarse de algo mucho más sutil. La mundanalidad no es amor ni está gobernada por el amor hacia Dios. Podría agradar a aquellos que ignoran a Dios, procurando la prosperidad física por encima de la santidad espiritual, valorando las ganancias temporales más que las glorias eternas, viviendo para ir hacia adelante en lugar de ir hacia arriba, o caminar en el orgullo en vez de la humildad. En resumen, es su corrupta naturaleza humana sin Dios. Alguien de este mundo está controlado por lo que los puritanos llamaban la trinidad de este mundo: la búsqueda de los placeres, de la ganancia y de la posición. Los puritanos se preguntarían ante cualquier actividad: ¿Ayuda esto a que mi familia ame más a Cristo, a que odie más el pecado y a caminar más por el camino de santidad del Rey?

(3) La ligereza. La vida tiene momentos ligeros en los que todos rompemos a reír, pero la ligereza (o frivolidad) consiste en utilizar el humor y la diversión para mantener las gravosas realidades fuera de nuestra mente. Vivimos en una cultura que intenta convertir la vida en una «Comedia Central». La tragedia es que nos aparta del gozo desbordante que Dios da a través de una seria consideración de la verdad del evangelio. ¿Estás dirigiendo a tu familia a llenar sus mentes con distracciones o con la esperanza de Cristo?
Los puritanos nos preguntarían hoy, no guiados por el legalismo sino llevados por el celo del bienestar de las almas de nuestra familia: ¿Qué estamos introduciendo en nuestros hogares mediante la música que escuchamos, los chistes o las historias que contamos, los libros y las revistas que leemos, las imágenes que colgamos en la pared o que dejamos aparecer en nuestras pantallas, y los juegos y deportes a los que jugamos o que miramos? Lee Filipenses 4.8, y haz un inventario.


FUENTE:http://www.ibrnj.org/la-adoracion-familiar-y-la-santidad-entre-los-puritanos/