El carácter cristiano – Cuarta parte – Nicolás Serrano